el Valle de Sensaciones

Formas fluidas

La forma especial de estos cuencos hace vibrar el agua que fluye por ellos. El agua fluye continuamente formando un 'ocho', una ola que recorre las dos alas del cuenco.
Un movimiento que no sólo embruja al espectador, sino que activa la fuerza purificadora y sanadora del agua.
Equivale al movimiento natural del agua, su oscilación que forma meandros.