el Valle de Sensaciones

Cuerpos platónicos

Los cuerpos platónicos son los cinco cuerpos regulares, constituidos por varios ángulos regulares en los que confluyen siempre igual número de áreas. Sólo existen cinco tales cuerpos, lo que ya demostró Euclides de forma concluyente. Platón los usó para la interpretación de los elementos. Desde entonces, aparecen como los portadores misteriosos del cosmos en las discusiones filosóficas de los grandes genios.
Desde Platón, pasando por Kepler, hasta nuestros actuales pensadores como Heisenberg, se reconoce su especial lugar en el mundo. Éstos y otras estructuras geométricas fundamentales, constituyen los materiales constructivos del cosmos.
A través de la observación, así como a través de la meditación en su interior, puedes dejar que su forma y su fuerza actúen sobre ti, y así comprender algo de su cualidad y su espíritu, y con ello, del espíritu del mundo.
(El icosaedro, el más complejo de los cinco cuerpos dispone de un puntal que se pliega para facilitar la entrada a su interior).
Además, los cuerpos disponen de un sonido interesante cuando, por ejemplo, se les hace vibrar con un martillo de goma. Este cuerpo completamente simétrico entra así en una vibración que se expande en todo el espacio y que puede ser percibida muy bien desde su interior.